Carta con motivo del aniversario del Genocidio de Srebrenica

 

11 de Julio de 2020 

Distinguidos Señores:

 

Como en tantas otras ocasiones, en tantos otros lugares del mundo, las autoridades de los EE.UU. - OTAN han construido falsos relatos para justificar sus crímenes. En el caso de Yugoslavia el falso relato del Genocidio de Srebrenica, convenientemente denunciado por la representante estadounidense Madeleine Albright en su intervención ante las Naciones Unidas el 10 de agosto de 1995, días después del inicio de la «Operación Tormenta» en Croacia, operación ejecutada por el ejército croata bajo la dirección de oficiales estadounidenses que causó miles de muertos y cientos de miles de desplazados entre la población serbia, fue construido para justificar el real genocidio contra pueblo Serbio en forma de limpieza étnica.

En la Yugoslavia previa al conflicto convivían pueblos y confesiones religiosas en paz y armonía, gozando de un genuino reconocimiento y protección legal, al igual que en Iraq, Libia y Siria. Hasta que la OTAN inició un proceso de guerra hibrida contra Yugoslavia, creando un contexto de crisis socioeconómica idóneo que favoreciera tensiones territoriales, promoviendo la discordia entre sus pueblos, financiando y armando a todo tipo de grupos nacionalistas, extremistas, criminales y terroristas… que abrió la caja de pandora, un gran mal fue liberado y fueron cometidos todo tipo de atropellos contra el pueblo serbio, que se vio acechado por norte, sur, este y oeste, despertando el espíritu nacionalista, acciones de ira y en algunos casos de venganza irracional.

Es necesario analizar el contexto en que aquellos hechos sucedieron porque, como nos enseñó Confucio, en todos los aspectos de la vida, estudiar el pasado puede definir el futuro. Finalizada la Operación Ciclón en que la Agencia Central de Inteligencia estadounidense creó Al Qaeda para actuar, de modo indirecto y por medios terroristas, contra la Unión Soviética, y una vez integrados sus miembros en las redes Gladio de la OTAN, miles de terroristas, incluido el polifacético Osama Ben Laden, fueron trasladados a Bosnia, donde recibieron pasaporte y trato de privilegio, para romper la armonía interconfesional mediante el cometido de un sinfín de atrocidades contra la población civil serbia: asesinatos, secuestros, violaciones…. En el caso de Srebrenica, utilizaron el estatus de zona desmilitarizada, y protección de las fuerzas de paz de la ONU, para establecer una base de retaguardia en sus sanguinarias incursiones en territorio serbio que causaron miles de muertos entre la población de las aldeas vecinas durante varios años. Esta situación precipitó la toma de la ciudad y la ejecución posterior, en acto de venganza, de un número indeterminado de hombres en edad de combatir, en lo que sería un crimen de guerra, cualesquiera que fueran las circunstancias. Tras el fin del conflicto las redes terroristas Gladio de la OTAN fueron trasladadas a Chechenia, Iraq, Libia y recientemente a Siria, para llevar a cabo guiones parecidos al seguido en Yugoslavia, causando millones de muertos y desplazados.  

Hoy 11 de Julio de 2020, en el 25 Aniversario de aquellos desgraciados hechos, es más importante que nuca,  en defensa del honor del noble pueblo serbio y de las víctimas de aquel conflicto, contar al mundo la verdad sobre lo sucedido y el origen del conflicto en los Balcanes para frenar la división de pueblos, invasiones y destrucción de países. El Manifiesto El Despertador de Catalunya 1714–2014 que les presentamos trata de dar respuesta a nuestra inquietud relacionando aquel conflicto con una cadena de acontecimientos que atentan contra nuestra libertad y ponen en riesgo nuestro futuro.

Gracias por su atención,

Afectuosamente

Josep Pellisé - Associació Despertador de Catalunya

 

<p class="MsoNormal" align="center" style="text-align:center;line-height:normal;">&nbsp;</p>
<p class="MsoNormal" align="right" style="text-align:right;line-height:normal;"><span style="font-family:'Lato','sans-serif'; font-size:10.0pt; ">