Presentación Proyecto Mistral

1- El Viento

 

Esta propuesta de proyecto de Centro Educativo Social y Deportivo debe su nombre a la palabra Mistral por su especial simbolismo y relación con los propósitos del proyecto y las actividades que se llevarán a cabo. Mistral tiene su origen en el latín medieval, ‘Magistralis’, ‘el camino del discípulo al maestro, al conocimiento, a la superación’ y es el nombre del viento del Noroeste común en centro y sur de Europa. Al llegar a los Pirineos es encaminado y acelerado por pasillos montañosos y desciende por el Valle del Ebro hasta llegar a la Costa Dorada y el Delta del Ebro. En el Golfo de León viene de Norte y es conocido como la Tramontana, del latín ‘Transmontanus’, ‘de más allá de las montañas’, en Girona, el Rosselló, Languedoc, Provenza y las Islas Baleares. En Aragón el sistema Mistral - Tramontana es conocido como Cierzo y existía la creencia que se originaba en el Moncayo. Lo refleja esta jota recogida por Carmen Gonzalo de Andrés:

 “Yo no sé qué tiene el aire, que azota nuestro Moncayo;

que hace a la mujer más hembra, y hace a los hombres más bravos”

También utilizado en otras regiones del centro de España con variantes como cencio, ciercera, zarzagán en León o siero en Salamanca, todas ellas con un origen común en la palabra latina ‘Cercius’, podría tener relación con Corus -dios viento de la mitología romana- con la que decidieron nombrar a este viento del noroeste y del cual Marco Porcio Catón decía: “cuando hablas te llena la boca e hincha las mejillas, derriba a los hombres armados y hasta las carretas de guerra cargadas”. Seco e intenso puede silbar furioso con rachas arremolinadas de más de 150 kilómetros por hora.

El Mistral - Tramontana proyecta una luz radiante, seca y limpia la atmósfera, alivia la respiración, el clima es más benigno, son los días que el Sol más calienta y reconforta. El relieve de las montañas se aprecia con mayor nitidez, las noches brillan más y son visibles más estrellas en el firmamento. “Cuando sopla la Tramontana”, decía Josep Pla, “el Empordá es como un diamante”. La Tramontana ejerce una influencia omnipresente en la vida de las gentes de estos lugares. Desde 1612 hasta mediados del XIX se celebró la procesión de La Tramuntana, en la que desde distintos pueblos del Empordá iban al santuario de Requesens. Kilómetros de camino e imploraciones para que el cielo administrara el saludable viento.

Salvador Dalí, que sentía por él especial fascinación, soñó con construir un órgano que funcionase con su intenso soplido, el Orgue de la Tramuntana. Su deseo era adquirir el Castell de Quermençó en Vilajuiga, Girona, para su esposa Gala, e instalar el órgano para que sus notas se escucharan por toda la zona. Hoy, el propietario del Castillo ha iniciado un proyecto que materializará aquel sueño con el apoyo del Ministerio de Ciencia y Tecnología y del Departamento de Acústica de la Universidad Ramón Llull de Barcelona. Mediante la creación de un acumulador de viento, canalizando el aire por un embudo gigantesco el dispositivo accionará un regulador de presión y pondrá en funcionamiento los más de 500 tubos del órgano. El acumulador de viento permitirá tocar el órgano los días de calma y almacenará la energía eólica los días de Tramontana. El periodista Xavier Febrés ha rastreado desde las citas literarias dedicadas a la Tramontana a los estudios médicos sobre la misma y publicado en el libro Elogi i refutació de la Tramuntana, Diputació de Girona.

 

 

2- El Centro

 

Vivimos un contexto de crisis en muchos aspectos de nuestra sociedad: crisis económica, política, institucional, educativa, crisis de creencias, de valores humanos, morales y familiares… y todo esto está desorientando a nuestros jóvenes que necesitan inquietudes y valores que den sentido a su existencia y guíen sus pasos por los caminos de la superación y la autorrealización. En una sociedad donde se difunden mentiras por los medios de comunicación, las noticias son adaptadas a convicciones o intereses, donde se abandonan los ideales y se decide vivir el presente con una actitud despreocupada haciendo un mal uso de los recursos tecnológicos y el internet, comporta una disminución en la inquietud por aprender, por la satisfacción de los sacrificios recompensados con éxito, el gusto por la educación, la cultura y el respeto a los demás y puede derivar en comportamientos inadecuados o violentos: consumo de alcohol y drogas, indisciplina, falta de motivación, inquietudes absurdas, violencia y fracaso escolar, agresiones sexuales, rechazo a la inmigración, al diferente, rebeldía sin freno hacia los padres, patologías mentales... Es un error que se repite, ya en el siglo V antes de Cristo, Sócrates expresaba de este modo los errores de la sociedad griega: “La juventud de hoy ama el lujo, es maleducada, desprecia la autoridad, no respeta a sus mayores, y chismea mientras debería trabajar”.

El Centro Educativo, Social y Deportivo Mistral es un modelo de centro socioeducativo donde la naturaleza juega un papel protagónico en la misión de ayudar a los jóvenes a encauzar su vida y gozar de equilibrio físico y psíquico en una experiencia formativa i terapéutica única. Es a los jóvenes de  catorce a veinte años a los que debemos dedicar especial atención porque estos años de adolescencia determinan su futuro con el desarrollo del cerebro en su última etapa, la maduración. Es un periodo donde se produce una reorganización cerebral comparable a los tres primeros años de vida y empieza a formarse la identidad, la base del cerebro adulto. En esta última etapa para adquirir la madurez y, en consecuencia su desarrollo psicológico, social y educativo, la falta de inquietudes por imposibilidad para desarrollarlas, desorientación, problemas familiares, eventos traumáticos o drogadicción puede condicionar de modo negativo e irreversible su vida.

Con los ingredientes Naturaleza – Deporte – Estudio construimos unos espacios donde crear una oferta de actividades sociales, formativas, científicas y lúdico-deportivas organizadas en programas terapéuticos que aportarán a los jóvenes una serie de estímulos que los sentidos traducirán en sensaciones y el cerebro convertirá en emociones y sentimientos, un coctel sanador de substancias químicas que, con la constancia del día a día, deben garantizar un correcto desarrollo psicofísico y social, siendo posible corregir a nivel genético muchas enfermedades físicas y psíquicas, problemas de conducta, adicciones, entre otras, sin necesidad de tratamientos médicos o psicofarmacológicos.

 

 

Recientes investigaciones englobadas dentro del Proyecto ENCODE, The Encyclopedia of DNA Elements Consortium, financiado por el National Human Genome Research Institute del Instituto de Salud Norteamericano, y llevadas a cabo por un equipo internacional de científicos en experimentos catalogando y descifrando el funcionamiento de los elementos informativos del genoma humano durante diez años revelaron que lo que hasta la fecha considerábamos «ADN basura» es, en realidad, información útil e importante, un tesoro genético. Ahora sabemos que el 2% del genoma humano son genes, unos veinte mil, seis veces menos que el sapo americano o aproximadamente el mismo número que un gusano o un ratón, y vendría a ser el lenguaje de programación (por ej.: Java, C++). El resto de código genético, un 98%, lo que pensábamos eran residuos de información genética, sería el sistema operativo, un Android, un Windows, en forma de cerca de cuatro millones de interruptores de genes que cambian el modo en que se lee nuestro ADN, activando, desactivando o sumando propiedades a un gen a través de los distintos mecanismos implicados en la regulación de la expresión génica. Es material genético hereditario y está escrito justo encima del código de ADN de cada célula funcionando como un sistema de etiquetado que da instrucciones a las células de cómo actuar con cada uno de los genes que regulan el funcionamiento del organismo. De aquí nace el termino Epigenética, del griego «por encima del gen». Y es que una neurona, célula cerebral, y un hepatocito, célula hepática, tienen idéntica cadena de ADN, debía haber algo más que las diferenciara. Así pues, la complejidad de los seres vivos surge de las múltiples combinaciones de los distintos estados de los genes, que en su conjunto forman el programa o sistema operativo, y no por tener más o menos genes.

  

Mecanismos de regulación de la expresión génica. Me = metilación, Ac = acetilación, P = fosforilación, Ub = ubiquitinación  

 

Este código epigenético, la combinación de los distintos estados de los genes, es un reflejo de la suma de las experiencias vividas por nuestros antepasados y las experiencias que nosotros hemos vivido desde que nacimos y, es dinámico, está en continua actualización y adaptación al medio. Las moléculas de ADN de cada una de las decenas de billones de células de nuestro cuerpo van más allá de ser simples depósitos de custodia de información genética. Son biocomputadoras solitónicas y, por su diseño, estructura y propiedades, actúan como pequeñas antenas cuánticas que interactúan con el entorno, materia y energía, a nivel de partículas, y con otros seres vivos a través de su ADN, reaccionando, modificando su información epigenética que en caso necesario dará instrucciones a la célula de los cambios requeridos para adaptarse a todo entorno y circunstancia. Gracias a una estructura interna parecida a los chips electrónicos las células tienen la genial particularidad que pueden reconfigurar sus circuitos internos rápidamente, modificar su procesamiento y mejorar su función dentro del organismo permitiendo adaptarnos mejor al medio, motor de nuestra evolución. O, por el contrario, pueden degenerar, funcionar de modo anómalo y hacernos enfermar. Todo lo que hacemos, los lugares que visitamos, las personas con las que nos relacionamos, todo lo que comemos, bebemos, respiramos, sentimos, pensamos  y decimos deja huella en nuestro ADN. Así, pues, podemos afirmar que, genéticamente, cada uno de nosotros somos seres únicos.

Aunque interpretar los resultados en su totalidad, comprender el complejo funcionamiento de cada célula humana a partir de su ADN y su Epigenoma, requerirá algunos años más de avances en esta ciencia en el Centro Educativo, Social y Deportivo Mistral se llevará a cabo un interesante estudio Epigenético. Esta valiosa información, los expedientes con los resultados de los análisis de ADN anteriores, durante y posteriores al programa, y los diarios con el registro de las actividades y las condiciones medioambientales en las que estas se desarrollen, serán enviados a un Centro de Investigación Genética asociado para su estudio y análisis de reconocimiento de patrones que permita evaluar los resultados. Al quedar registrado el impacto del programa terapéutico en el ADN del joven es posible estudiar la influencia de las actividades y el entorno y obtener una mayor comprensión de los mecanismos que las desencadenan para su posterior aplicación en tratamientos farmacológicos más efectivos que actúen sobre la información epigenética sin interferir en la actividad de otros genes y sin dañar a las células sanas.

Los programas del Centro Educativo, Social y Deportivo Mistral actuarán como sistemas formativo-terapéuticos donde las actividades, en los distintos entornos, podrán combinarse en planes específicos adaptados a cada caso particular.  Unas limpiarán, renovarán, otras ayudarán a superar traumas o miedos que lastren el proceso de cambio mediante técnicas de programación neurolingüística y meta cognición, otras despertarán sus inquietudes, otras potenciarán sus aptitudes y orientaremos todo esto a una salida formativa y laboral que sirva a la vez para dar respuesta a los retos que nuestra sociedad enfrenta. 

 

La crisis económica, social y ecológica en que nos encontramos, los problemas y retos a que nos enfrentamos, requieren una respuesta multidimensional:    

1- Ecológica:La sociedad que dejanos atrás es el fruto de los conocimientos y tecnología que desarrollamos el último siglo, unos medios que nos han permitido evolucionar como sociedad y como seres humanos pero, con el modelo de producción que seguimos desde la primera revolución industrial, ‘producir, usar y tirar’, hemos causado un gran impacto sobre los ecosistemas y el clima que supera el límite de tolerancia del planeta que, en solo cien años, está expresando cambios que de modo natural se producen en decenas de millones de años, dando inicio a dinámicas destructivas que se plasman en una grave crisis ecológica y medioambiental y extinción masiva de especies que amenaza nuestra propia existencia. Pero ahora nos encontramos en un proceso de transición en que los avances científicos, tecnológicos y biotecnológicos que la tercera y cuarta revolución industrial nos han brindado, y las sinergias entre la computación, el procesamiento de datos (big data), la robótica, la miniaturización y el biogenoma, secuencia descifrada del núcleo de la vida y punta de lanza de la biotecnología, se han convertido en proyecto estratégico de construcción de múltiples y novedosas actividades de carácter sustentable, que respetan el ciclo de la vida y siguen su lógica, nos permitirán adaptar la sociedad a un modelo de economía de desarrollo sostenible, en el que el residuo no existe al ser considerado una materia prima, la economía circular de las 3R: ‘reducir, reutilizar y reciclar’, (7R para una mejor comprensión del modelo: ‘reducir, reutilizar, reparar, renovar, recuperar, reciclar y rediseñar’), disminuir y revertir el impacto negativo causado al Planeta. 

 

 

   

Un modelo que se basa en la producción de bienes y servicios de modo más sostenible, aumentando la durabilidad, reduciendo el tiempo de consumo, las distancias entre productor y consumidor, los materiales necesarios para fabricar los productos, las fuentes de energía y los desperdicios. En definitiva, la economía circular aboga, en cualquier ciclo productivo, por utilizar sólo los elementos imprescindibles para elaborar un producto, usando materiales biodegradables y facilitando la reutilización de los componentes. Y engloba a todos los sectores propiciando el intercambio, a reutilizar y compartir mediante alquiler de bienes y servicios, y la autosuficiencia alimentaria y energética de los ciudadanos en sus hogares. Además de reducir los gases de efecto invernadero y los residuos que amenazan a los ecosistemas, la economía circular produce efectos muy positivos en la sociedad. Suponen un ahorro para los consumidores, disminución de costes para las empresas y una amplia oferta formativa y laboral relacionada con nuevos modelos de negocio sobre reciclaje y transformación de residuos en recursos. Un modelo propio de una sociedad avanzada que permita a sus ciudadanos desarrollar todo su potencial y cubrir las necesidades del presente sin comprometer la vida y capacidad de desarrollo de las futuras generaciones mediante la aplicación de procedimientos biotecnológicos que, en vez de sobrecargar o dañar como los actuales, protegen y mejoran los sistemas que soportan la vida en la Tierra. La Comisión Europea ha recibido en Davos el premio de Economía Circular 2019 por las medidas aprobadas para acelerar la transición a un modelo sostenible. El Presidente de China ha anunciado que el proyecto de integración económica mundial ‘One Bell, One Road’, la nueva Ruta de la Seda, será verde, sostenible y mirará al Sol’.

Primero fue necesario civilizarnos los seres humanos en relación con el resto de seres humanos. Ahora es necesario civilizarnos los seres humanos en nuestra relación con la naturaleza y los animales. Víctor Hugo.

 

2- Fuentes energéticas y materias primas: Las demandas de los seres humanos sobre el planeta son 50% mayores de lo que la naturaleza puede regenerar, son necesarios 1,5 planetas para producir los recursos y soportar la huella humana. El déficit energético, de materias primas, de alimentos, de agua, de terreno habitable y productivo, de medicamentos, entre otros, crecen a medida que la población en el mundo aumenta que se estima será de diez mil millones de habitantes en 2050. A la insostenibilidad del modelo presente, que garantiza grandes producciones a un gran coste ecológico, sumamos un nuevo reto: garantizar el desarrollo sostenible de una sociedad con una población creciente. La eco tecnología y la agroecología nacen para dar respuesta a estos retos y nos ofrecen un enfoque integrado que reúne conceptos científicos, ecológicos y sociales en el diseño de los sistemas energéticos, tecnológicos, alimentarios y agrícolas.   

 

    

3- Sociedad: La primera revolución industrial transformó una forma de sociedad que había dominado durante miles de años, la sociedad agrícola. Durante los dos últimos siglos la búsqueda de trabajo o de una mejor calidad de vida ha despoblado progresivamente el medio rural en favor de las ciudades que en la actualidad albergan cerca del 50% de la población mundial y en tres décadas se estima será del 70%. Hoy, a las puertas de la cuarta revolución industrial, en un contexto en que los sistemas robóticos y de inteligencia artificial, la impresión 3D, la biomedicina, la nano tecnología… transformarán nuestra sociedad y sustituirán al ser humano como principal fuerza de trabajo, dispondremos de más tiempo, la relación entre trabajo, propiedad y capital cambiarán y exige la búsqueda de actividades lúdico-productivas donde invertir tiempo y que éste aporte satisfacciones y un fruto. Con el cambio a un modelo de sociedad más sostenible las ciudades serán verdes e inteligentes y, para un reparto más equilibrado de la población en los territorios, se despoblarán en favor del medio rural con la creación de una red de modernas eco aldeas que promoverán la autosuficiencia para garantizar un presente y un futuro sostenible, donde podremos vivir en armonía con la naturaleza, plantas y animales ocupando de igual modo los distintos engranajes que la sociedad requerirá, colaborando en la mejora de la sociedad trabajando en equipo mediante realidad virtual con compañeros de trabajo a cientos o miles de kilómetros de distancia.

La autosuficiencia siempre se ha considerado un atributo de sabios en Oriente y en Occidente. Ya lo decía Platón: sabio es el que menos necesita.  

  

 

4- Longevidad e invierno demográfico: Todo y que los valores y la actitud de las sociedades antiguas hacia los ancianos ha ido variando a lo largo de la historia debido a factores como la disponibilidad de recursos, capacidad de transmisión de conocimiento, adaptación respecto al cambio social o proporción de individuos que conforman el grupo, desde tiempos inmemoriales la ancianidad se ha asociado a sabiduría. Complejo atributo psicológico que combina aspectos cognitivos: conocimientos y aprendizaje experiencial; afectivo motivacionales: empatía e intuición; e interpersonales: habilidades sociales y comunicaciones y que otorga gran capacidad de entendimiento, buen juicio y manejo de situaciones conflictivas. Diccionarios judeo-castellanos antiguos definían Anciano como “la expresión poética para nombrar a Dios, para indicar que es anterior a todos y a todo y que está investido de sabiduría y benignidad”. En todas las civilizaciones, culturas y sociedades las personas mayores han sido los miembros más importantes de la sociedad llegando a alcanzar los más altos cargos de la vida pública y la política o integrando el Consejo de Ancianos, órgano con gran poder de decisión en cuestiones religiosas y jurídicas. Desde el punto de vista filosófico, el movimiento Aristotélico sostiene que el hombre sabio es el que accede a un profundo conocimiento de sí mismo que le permite desplegar la virtud sin ser condicionado por las emociones y pasiones de la juventud.

Hoy en cambio esta sabiduría no es tomada en cuenta porque el concepto vejez sufre una connotación negativa, es asociado a enfermedad y decrepitud como único destino. En 1900 la esperanza de vida en España estaba en torno a los 34 años, hoy es de 84. Las ciencias médicas y los tratamientos quirúrgicos y farmacológicos del siglo XX han alargado la esperanza de vida cronificando muchas enfermedades sea por falta de avances o por interés en no curar y mantener a los ancianos enfermos y dependientes de caros tratamientos farmacológicos. Con la disminución de la capacidad visual, auditiva y el progresivo deterioro de las capacidades cognitivas y físico-motoras los ancianos han sido desplazados de la sociedad, cuya soledad y sentimiento de inutilidad agrava su estado y han perdido su capacidad de aconsejar y guiar a los jóvenes, que quedan huérfanos de liderazgo, y ha comportado una mayor necesidad de asistencia médica, carga económica sobre los trabajadores y empobrecimiento del estado de bienestar que nos han llevado a un invierno demográfico, las mujeres no se deciden a tener hijos. La incertidumbre, un horizonte poco alentador, es lo último que quiere una persona para su descendencia.

El envejecimiento degenerativo actual es el resultado de múltiples errores en la división de las células y no, como se creía hasta ahora, de una interrupción en el mecanismo de la división, descubierto y demostrado por el científico Richard Lerner, premio Príncipe de Asturias en 2012, en un estudio genético realizado por el Scripps Research Institute de la Jolla, en California, en el que han participado también científicos del Genomics Institut de la empresa de biotecnología Novartis, y publicado en la revista Science. Es una especie de fallo en el control de calidad y sistema de auto reparación del ADN del cuerpo humano que propicia un gradual y exponencial incremento en los errores de la división celular y pérdida de funciones en los tejidos que da origen a la mayoría de las enfermedades relacionadas con el envejecimiento, incluidos el cáncer de mama, la osteoporosis, el alzhéimer o la artritis. Pero los actuales avances en las técnicas de edición Epigenética permitirán mejorar los sistemas naturales de reparación del organismo, activar el proceso de reparación del ADN y, no solo proteger contra daños futuros, sino reparar los efectos del envejecimiento ya existentes, hablamos de  la biotecnología del rejuvenecimiento. Citando al bioquímico Dr. Juan Carlos Izpisúa: “las personas que vivirán 130 años ya han nacido”. La juventud de hoy serán los constructores de esta nueva sociedad avanzada y sostenible y sabios ancianos consejeros del mañana que marcarán un nuevo rumbo en el mundo. Invertir todos nuestros esfuerzos en ellos es una inversión de futuro, el destino de nuestra civilización, y del ser humano como especie, está en sus manos. En el objetivo de cambiar el modelo de producir, usar y tirar,  y transformar los residuos, que amenazan la salud de los espacios naturales, los seres vivos y el planeta, en recursos, ha surgido la necesidad de reciclar y la experiencia será el recurso más preciado que dispondremos.

  

5- Supervivencia: La combinación de crisis y retos a que nos enfrentamos puede bien considerarse una tormenta perfecta. En el pasado, episodios de cambios políticos, sociales, climáticos, de ciclo económico, de liderazgo en el mundo… contextos de crisis de menor gravedad o complejidad que el actual ha precedido a grandes desastres, conflictos civiles y militares. Es pues el mayor reto de todos convertir la suma de crisis y retos en una oportunidad. Podemos dar una respuesta adecuada a la crisis biológica, económica, política, social, de creencias y de valores que nos afecta, y ayudar a encauzar la crisis ecológica y medioambiental que vivimos, con una misión de vida, la creación de un proyecto común de futuro para toda la humanidad: sentar las bases para la vida en el planeta a largo plazo.

Disponemos de los medios científicos y tecnológicos para convertirnos en creadores de ecosistemas e iniciar el camino del cambio a un modelo de sociedad que garantice un desarrollo sostenible, en armonía con el Planeta, y a la vez nuestra supervivencia, como sociedad y como especie, de las consecuencias del impacto de nuestro desarrollo el pasado siglo, y que puedan derivar en fenómenos extremos meteorológicos, climáticos y geológicos volcánicos, causados por el deshielo y cambios de presión en las placas tectónicas, además de las propias amenazas existentes, también provenientes del espacio por impacto de objetos cercanos a la Tierra (NEO), con el inicio de la transformación de nuestros hábitats en pueblos y ciudades en hábitats sostenibles autosuficientes, redes de vida y tecnología, que nos capacite para sobrevivir diversos escenarios de crisis climática, geológica o biológica, invierno volcánico o nuclear que privaran temporalmente a los seres vivos de luz solar, y quedara interrumpida la cadena alimentaria. Un proyecto de vida que podemos iniciar y continuar las siguientes generaciones.

El Centro Educativo, Social y Deportivo Mistral será organizado creando el Centro Deportivo Mistral, el Centro Científico Mistral y el Centro Ecológico y Social Mistral que construirán los espacios que darán respuesta a los retos que nuestra sociedad enfrenta ofreciendo soluciones alimentarias, energéticas, culturales, deportivas y laborales a la comunidad.