Manifiesto  El Despertador de Cataluña 1714 – 2014

Estudiar el pasado puede definir el Futuro

Confucio

 

Para conocer la situación actual del mundo en que vivimos, nos ayude a comprender conflictos pasados y a prevenir futuros, describimos los tres engaños: 'Económico, Político y Militar-Terrorista', que están creando el caos en nuestra sociedad, atentando contra nuestra Libertad y poniendo en riesgo nuestro Futuro:

1- Económico: Reserva Federal y Dólar. La Casa Rothschild controlaba las finanzas de Europa ya en el siglo XVIII, su fundador, Mayer Amschel Rothschild (1744-1812) se jactaba: “Permitidme fabricar y controlar el dinero de una nación, y ya no me importará quiénes sean sus gobernantes”. Su ambición apuntaba hacia la naciente potencia capitalista de los Estados Unidos de América, territorio virgen y rico en recursos, instaurando varios bancos privados. James Madison (1751-1836), cuarto Presidente de los Estados Unidos de América, conocido como el Padre de la Constitución, por ser su principal redactor, los llamó ‘cambistas’, recordando que la Biblia nos cuenta como Jesucristo expulsó dos veces a los cambistas del Templo de Jerusalén, sede oficial del Sanedrín pero a la vez principal centro de negocios de la ciudad. Madison decía: “La historia nos enseña que los cambistas han utilizado siempre todos los medios posibles de abuso, intriga, engaño y violencia para mantener su control sobre los gobiernos controlando el dinero y su emisión”. El Padre Fundador de la Nación y tercer Presidente de EE.UU., Thomas Jefferson (1743-1826), también advirtió al pueblo estadounidense: “El precio de la libertad es la vigilancia eterna. Las entidades financieras son más peligrosas para nuestras libertades que un ejército entero listo para el combate. Si el pueblo estadounidense permite un día que los Bancos privados controlen la emisión de moneda, los Bancos y las instituciones que aflorarán a su alrededor privarán a la gente de toda posesión, primero mediante la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que nuestros hijos se despertarán sin casa y sin techo sobre la tierra que nuestros padres conquistaron”. Pero sus advertencias fueron en vano. Con el oportuno naufragio del transatlántico RMS Titanic, del que hay evidencias pudiera tratarse de un acto intencionado y no un iceberg, en su viaje inaugural el 15 de abril de 1912, cuyo propietario, el banquero John Pierpont Morgan (1837-1913),  anuló su pasaje en dicho viaje alegando que estaba enfermo, al igual que Lord William James Pirrie (1847–1924), presidente de los astilleros que lo construyeron, y otras tantas decenas de personalidades que fueron advertidos poco antes de zarpar, murieron los tres últimos grandes magnates, hombres honorables que se oponían a la creación del Sistema Privado de la Reserva Federal de EE.UU. (FED):  Benjamin Guggenheim (1865-1912), Isador Strauss (1845-1912) y John Jacob Astor IV (1864-1912), íntimo amigo y principal benefactor del genio inventor Nikola Tesla (1856-1943). La Mesa Directiva del Congreso de los Estados Unidos decretó un receso vacacional el 19 de diciembre de 2013, con motivo de las fiestas navideñas, aplazando las discusiones sobre el Sistema de la Reserva Federal a enero de 1914. Pero el Comité Parlamentario de Conferencia organizó una reunión extraordinaria durante la madrugada del 22 de diciembre de 1913, cuyos Congresistas se encontraban de vacaciones de Navidad y no tuvieron tiempo para estudiar su contenido, y, mediante sobornos y engaños, el Congreso de EE.UU. votaba favorablemente al día siguiente la Ley de la Reserva Federal que entregaba el control de la economía del país a un cártel de Bancos privados: Rothschild de París y Londres, Lazard Frères de París, Israel Moses Seif en Italia, Warburg en Hamburgo y los Bancos Lehmann, Kuhn Loeb, Rockefeller Chase Manhattan y Goldman Sachs en Nueva York.

Con el Titanic se hundió la libertad económica de EE.UU. Las Élites Financieras, con la Reserva Federal bajo su control, instigaron las dos Guerras Mundiales y financiaron ambos bandos obteniendo incalculables beneficios y el pretexto para invadir y someter Europa, militar, política y económicamente, iniciando su agenda de conquista mundial. Y con los Acuerdos de Bretton Woods de 1944, impuestos al finalizar la Segunda Guerra Mundial, se hundió la libertad económica mundial. Estos acuerdos, en los que se crearon las dos principales organizaciones de dominación económica, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional otorgaron al Dólar Estadounidense grandes privilegios y obligaron al resto de países a utilizarlo en el comercio internacional. A los países que han tratado de establecer sus relaciones comerciales internacionales en base a otras monedas, como el Euro: Irak, Libia, Irán, Venezuela… han sido objeto de sanciones económicas e invasiones militares. Al quedar la emisión de la principal moneda de referencia mundial, el Dólar, en manos de un Banco oligárquico privado sucedió que unos pocos individuos obtuvieron el control de la economía mundial: emiten tanta moneda como quieren y la prestan con interés a Bancos y Estados, cuyos Gobiernos deben recaudar impuestos a sus ciudadanos para pagar los intereses de la deuda, obteniendo grandes beneficios y, con influencia sobre los ciclos económicos, la capacidad para diseñar las llamadas 'crisis económicas y crisis de deuda' con las que crear todo tipo de problemas socioeconómicos hasta lograr el control total de un país, los mercados, los recursos, la oferta laboral y nuestras vidas. Llevan varios siglos actuando del mismo modo: inundan de dinero un país creando burbujas de deuda; tiempo después lo retiran o lo hacen escaso, detonando las crisis, para comprar empresas y propiedades, países enteros, a precio de saldo cosa que está sucediendo en la actualidad en muchos países europeos y cosa que ya hicieron con los propios EE.UU. en la Gran Depresión de 1930 como denunció en heroico discurso el honorable Congresista Louis Thomas McFadden (1876-1936), Presidente del Comité de la Cámara de Banca y Moneda del Congreso, y queda constancia en el Registro del Congreso pág. 1295-96 del 10 de junio de 1932: "Señor Presidente, tenemos en este país la institución más corrupta que el mundo ha conocido jamás, me refiero a la Junta de la Reserva Federal y los Bancos de Reserva Federal cuyas depredaciones e iniquidades han costado a este país dinero como para pagar la deuda nacional varias veces. Esta institución maléfica ha empobrecido y arruinado al Pueblo de los Estados Unidos; ha provocado la bancarrota en sí, y prácticamente la bancarrota de nuestro Gobierno. Los Bancos de la Reserva Federal no son instituciones Gubernamentales de Estados Unidos, son doce monopolios privados de crédito que fueron asentados en este país por banqueros que vinieron hasta aquí desde Europa y quienes pagaron nuestra hospitalidad minando nuestras instituciones americanas, conspirando para lograr el control político y económico de los Estados Unidos“ En 1933, McFadden introdujo la Resolución 158, Artículos de destitución y proceso de altos cargos públicos - Impeachment- para el Secretario del Tesoro, el Controlador de Divisas y los Gobernadores de la Reserva Federal por numerosos actos criminales, incluyendo: fraude, uso indebido de los fondos, conspiración y traición; responsabilizando a los banqueros de Wall Street de haber financiado la Revolución Bolchevique en Rusia a través de los Bancos de la Reserva Federal, y los Bancos Centrales Europeos bajo su control, del mismo modo que estaban financiando el ascenso al poder de Adolf Hitler en Alemania, motivo por el cual fue crítico con la posterior intervención militar de EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial al considerar que habían logrado manipular la diplomacia norteamericana para complementar las filas mermadas de los ejércitos aliados por jóvenes soldados estadounidenses a los que enviaron a morir para único beneficio de los Bancos de la Reserva Federal y las Industrias y Corporaciones que ellos controlan. Con la Gran Depresión, que se convirtió en crisis mundial en forma de recesión, generaron malestar y tensiones en todo el mundo, el aumento de las dificultades económicas que propiciaron la aparición del Nazismo y la llegada de Adolf Hitler al poder y las condiciones necesarias para desencadenar la Segunda Guerra Mundial; al mismo tiempo representó una demolición controlada de la economía de EE.UU., destruir para construir un nuevo modelo económico y social llevando a cabo una rápida transformación del país, militarizando la industria y toda la sociedad norteamericana que permitió a las Élites Financieras de la Reserva Federal impulsar su agenda de conquista mundial hasta llegar a las cerca del millar de bases militares distribuidas en ciento cincuenta países. Las economías de todos los países del mundo están expuestas al dólar, moneda sin valor real que lo sustente y que nadie garantiza, y burbujas de deuda que están creando el caos económico en nuestros países, amenazando con desatar una crisis global sin precedentes, la masa mundial de bienes se ha cuadriplicado durante las últimas tres décadas, pero los dólares de la Reserva Federal se han multiplicado por decenas.

 

2- Político: Gladio y OTAN. Revoluciones de color. Objetivo HeartLand – El Corazón Continental. El conflicto en Ucrania ha sido instigado por la Agencia Central de inteligencia de los Estados Unidos (CIA) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) mediante el concepto de guerra híbrida que combina acciones militares clandestinas ejecutadas por la red terrorista de la OTAN Gladio Stay Behind, que significa: ‘los que permanecen atrás, en la retaguardia, actuando en las sombras’, ejercito mercenario secreto subordinado al alto mando de la OTAN, junto con operaciones de ingeniería social y de manipulación psicológica (PsyOP), también conocidas como ‘Revoluciones de Color’, ideadas por el fundador de la Albert Einstein Institution, el filósofo Gene Sharp (1928-2018), por encargo de la CIA, y llevadas a cabo mediante un entramado de ONGs relacionadas con George Soros, hombre de paja de la familia Rothschild, la Open Society Foundations y la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), rama civil de la CIA que sirve para encubrir sus actividades subversivas en otros países. Con el apoyo de partidos políticos y medios de comunicación bajo su control conquistan el corazón y las mentes de los ciudadanos manipulando el anhelo de libertad, intrínseco al ser humano, y el patriotismo, con el fin de crear nacionalismos destructivos que dividan a las sociedades, causen cambios políticos, conflictos o ruptura en un país. La operación de manipulación psicológica en Ucrania comenzó cuatro décadas atrás: manipulando a los niños ucranianos en las escuelas, falsificando la historia, promoviendo la discordia, el rechazo al pueblo ruso, a la lengua rusa, tergiversando la realidad, arrastrando a la sociedad a la fragmentación y al enfrentamiento que desembocó en la Revolución Naranja, parecida y con los mismos promotores que en el actual proceso soberanista en Cataluña bautizado como la Revolución de las Sonrisas. Tras su fracaso, y en última instancia, ejecutaron un planificado y sofisticado golpe político y terrorista de la red Gladio de la OTAN, bajo el disfraz de revolución popular, el EuroMaidan, en 2014, en Kiev, que subió al poder a los extremistas nacionalistas y a neonazis de Azov, Pravy Sektor y Svoboda seguidores de Stepán Bandera (1909-1959), militante nazi e histórico miembro de la red terrorista Gladio de la OTAN, adiestrados clandestinamente en Polonia cuando el actual Presidente del Consejo de Europa, Donald Tusk, era Primer Ministro. Después de la aprobación de leyes que restaban derechos a la población rusófona, agresiones, violaciones y asesinatos en masa, como en los enfrentamientos de la ciudad de Odessa donde murieron medio centenar de jóvenes en el ataque e incendio de la Casa de los Sindicatos ante la pasividad policial, ha derivado en un conflicto armado en el momento que las poblaciones del Este de Ucrania se han levantado en armas, consecuencia a la indefensión en que se encontraban sus familias, e instituido en gobiernos nacionales temporales en espera que un tribunal internacional encause a los promotores y ejecutores del golpe de estado político en Ucrania, a los mercenarios francotiradores de la red Gladio de la OTAN que con sus matanzas crearon la discordia y el caos en la Plaza Maidan de Kiev, EuroMaidan, a los responsables de la masacre en la Casa de los Sindicatos de Odessa, a los Escuadrones de la Muerte creados por el departamento de contrainteligencia del Servicio de Seguridad de Ucrania – SBU, responsables de las detenciones ilegales, secuestro, tortura y asesinato selectivo de funcionarios y ciudadanos críticos con el actual gobierno ucraniano y del genocidio sufrido por las familias de las regiones de Donetsk y Lugansk en bombardeos sistemáticos indiscriminados. Es la misma estratagema aplicada a otros países vecinos con Rusia, el más reciente en 2003, en Georgia con la Revolución de las Rosas que derivó en ataque indiscriminado a la población de Osetia. Los servicios secretos de la OTAN promueven y financian los nacionalismos y al llegar los extremistas al gobierno cometen masacres en poblaciones que tienen más lazos familiares y afectivos con Rusia para, a modo de trampa, obligarlos a acudir en su ayuda. De este modo consiguen el pretexto para agitar el fantasma de la amenaza expansionista rusa, convenciendo a los países europeos para continuar con la financiación y expansión de la OTAN, concentrando cada día más armamento alrededor de las fronteras de Rusia, convirtiendo mediante descarado engaño los movimientos agresivos de la OTAN en defensivos y solidarios con Europa.

De nuevo, el engaño va más allá. Europa, Asia y África forman un único súper continente, también conocido como ‘La Isla Mundial’. Es el continente más grande, más poblado y más rico de la tierra, formado por más del 60% de la superficie terrestre. En 1904 el geógrafo y político inglés Halford John Mackinder (1861-1947) ideó en su obra The Geographical Pivot of History, la Teoría del Heartland, o Teoría del Corazón Continental, zona geográfica localizada en el centro de La Isla Mundial y que se extiende de este a oeste y de sur a norte desde el río Volga hasta el Yangtze y desde el Himalaya hasta el océano Ártico, coincidentemente, casi en su totalidad, territorio bajo soberanía de Rusia. Mackinder resumió la Teoría del Heartland con esta frase: “Quien gobierne y controle los recursos del Heartland dominará la Isla Mundial; quien domine la Isla Mundial gobernará el mundo”. Centradas en este objetivo y en su ambición de conquista mundial las Élites Financieras, con la familia Rothschild al frente, llevan varios siglos enfrentando a las naciones europeas entre sí. Están detrás de todas las crisis económicas, conflictos, revoluciones y monstruos ideológicos resumidos en toda clase de 'ismos' que hicieron hervir a la población bajo el velo de ideales impuestos tenuemente, fanáticamente y militarmente. De este modo lograron tenernos a los seres humanos ingenuamente divididos de forma visceral sobre estos ideales, ‘Divide et Impera’, mientras ellos cumplían su agenda para instaurar un Gobierno Mundial Privado, una dictadura global de sus Bancos y Corporaciones Multinacionales. Los sociólogos alemanes Karl Marx (1818-1883) y Friedrich Engels (1820-1895), ideólogos del Comunismo, escribieron sus obras El Capital y el Manifiesto del Partido Comunista por encargo de Lionel Nathan de Rothschild (1808-1878). Rusia, como principal objetivo, fue elegida como núcleo de países donde implantar el Comunismo y, después de crear un contexto de crisis socioeconómica ideal para inocular el espíritu revolucionario en la población, al finalizar la Primera Guerra Mundial, fue el hijo de Lionel, Nathaniel Mayer Rothschild (1840-1915), quien diseñó y financió la Revolución Bolchevique de 1917 para destruir Rusia desde dentro: sus valores familiares, tradiciones, la Iglesia Ortodoxa, masacrar a las élites dirigentes y acabar con la Dinastía Romanov al asesinar a la familia del Zar Nicolás II (1868-1918). Rusia, El Corazón Continental, el HeartLand, inconquistable por ningún ejército por su vasto territorio y condiciones climáticas extremas, estaba siendo conquistado por las Élites Financieras, irónicamente, desde dentro, mediante la inoculación de ideales, en apariencia, honestos, socialistas-comunistas a su población, pero con fines destructivos. Posteriormente las Élites Financieras, los Bancos de la Reserva Federal, crearon el contexto de crisis socioeconómica idóneos para inocular el Nazismo en la población alemana, el periodo de Hiperinflación en la República de Weimar y la Gran Depresión, y promovieron y financiaron, la llegada al poder del Partido Nazi haciendo posible la acelerada militarización de Alemania gracias a la entrega de tecnología, equipos y canalizando grandes sumas de dinero a través de los Bancos de la neutral Suiza. Con el Nazismo, cuyo líder, Adolfo Hitler, tenía dos firmes convicciones: ‘Cuando se haya eliminado el peligro comunista, volverá el orden normal de las cosas’ y ‘el judío es el envenenador universal de todos los pueblos’, creaban el instrumento perfecto para lograr sus propósitos: que las persecuciones nazis a los judíos en Europa forzaran una emigración masiva hacia Palestina y materializar así el nacimiento del Estado de Israel con el que ejercer su dominio sobre Oriente Próximo y, por otra parte, que Alemania y la Unión Soviética se destruyeran mutuamente. Pospusieron el desembarco aliado, que se demoró durante tres largos años en los que murieron cerca de treinta millones de ciudadanos de la Unión Soviética, sesenta millones quedaron mutilados y dos mil ciudades y setenta-mil aldeas quedaron completamente destruidas, y no fue hasta las inesperadas derrotas del ejército alemán en las batallas de Stalingrado y Kursk, al ver que el ejército soviético destruía cientos de divisiones alemanas y avanzaba imparable hacia Berlín, cuando los ejércitos aliados desembarcaron en Normandía para acudir como falsos salvadores y llegar a tiempo a la capital alemana para matrializar la partición de Berlín, de Alemania y división ideológica de Europa, Este-Comunista y Oeste-Capitalista, tomando el control sobre la Europa Occidental. Finalizada la Segunda Guerra Mundial, en paralelo a la creación de la OTAN, y con la misión de someter políticamente a la incipiente Unión Europea, los servicios secretos estadounidenses, la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), actual CIA, y los servicios secretos de la mayoría de países de la Europa Occidental crearon las estructuras que integraban la red terrorista Gladio Stay Behind, formada por criminales de guerra nazis como Reinhard Gehlen (1902-1979), uno de los artífices de la Red Odessa y fundador de la Agencia de Inteligencia de Alemania Occidental (BND). Reclutaron y adiestraron en operaciones militares a jóvenes fascistas europeos a los que seducían con convertirse en luchadores por la libertad contra la tiranía comunista, del mismo modo que seducen hoy a jóvenes musulmanes para que lleven a cabo la Yihad contra Occidente en lo que sería la continuación y segunda versión de la red terrorista, la Gladio-B. Durante décadas sembraron el continente europeo de desastres y atentados de falsa bandera en lo que se denominó Estrategia de la Tensión, táctica que emplearon con el fin de manipular, dividir y controlar a los ciudadanos y, dirigida a infundir miedo e impedir, mediante labores de propaganda, desinformación, guerra psicológica, asesinatos selectivos y atentados terroristas de “bandera falsa”, que partidos comunistas del Oeste de Europa llegaran al poder, desacreditando a las organizaciones de izquierda atribuyéndoles hechos sangrientos que, en realidad, no habían cometido, y manteniendo así a la Europa Occidental en la órbita Capitalista-Atlantista y en tensión continua con la Europa del Este, en alianza mediante el Pacto de Varsovia, liderado por la Unión Soviética. El complot terrorista de la Red Gladio Stay Behind de la OTAN, responsable de la muerte de decenas de millones de civiles entre atentados terroristas de falsa bandera y los conflictos iniciados bajo pretexto de éstos, fue descubierto e investigado por los Tribunales y los Parlamentos de Alemania, Italia, Bélgica, Suiza y Turquía, y condenado por el Parlamento Europeo en resolución del 22 de noviembre de 1990 que presentó una protesta oficial escrita ante la OTAN y el Presidente de los EE.UU., George Bush. Tras décadas extendiendo la polarización de la sociedad y los conflictos por todo el mundo llegó la programada disolución de la Unión Soviética durante la Presidencia de Mijaíl Gorbachov que, al favorecer los intereses de las Élites Financieras, recibió el Premio Nobel por la Paz el 1990 por 'Promover el acercamiento Este-Oeste y poner fin a la Guerra Fría'. Mientras las principales instituciones controladas por las Élites Financieras: BM-FMI-OTAN absorben de manera progresiva los países de la antigua órbita soviética mediante revoluciones de color, golpes de estado encubiertos, operaciones terroristas de la red Gladio o intervenciones militares si es necesario, en Rusia una nueva generación de políticos, empresarios y científicos han asumido el liderazgo del país, y el reto de pacificar y construir un mundo multipolar equilibrado, resistiendo los embistes de las Élites Financieras en su ambición de fragmentar el país y apoderarse de sus recursos naturales. Este es el rol asignado a la OTAN que, con la aprobación de la European Reassurance Initiative (ERI) el 3 de Junio de 2014 en Varsovia y la retirada unilateral de los EE.UU. del Tratado de Misiles Anti-Balísticos (ABM) y el Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF), bajo falsos pretextos, está rodeando a Rusia con la instalación de bases militares en nuestros países dotados de misiles nucleares y sistemas antimisil para frustrar la posibilidad de defensa rusa ante un ataque masivo o ‘Ataque Global Inmediato’ (Prompt Global Strike-PGS), convencional o nuclear táctico por parte de la OTAN, dejando a Rusia 'entre la espada y la pared’, convirtiendo el continente europeo en campo de batalla y la Unión Europea en la primera línea de fuego, nuestros ejércitos como lanza y nuestras ciudades como escudo, para una confrontación con Rusia.

 

3- Militar: Guerra Global contra el Terrorismo. No fue el impacto de dos aviones lo que causó el derrumbe de las Torres Gemelas del World Trade Center de la ciudad de Nueva York en el atentado del 11 de Septiembre de 2001, como denuncia el Movimiento por la Verdad del 11S -11S Truth Movement- integrado por las organizaciones norteamericanas: Arquitectos e Ingenieros por la verdad del 11S, Estudiosos del 11S Verdad y Justicia, Pilotos Aéreos por la Verdad del 11S, Bomberos por la Verdad del 11S, Abogados por la Verdad del 11S, entre otras, evidenciando que las leyes de la física hacen imposible que aviones de aluminio puedan penetrar edificaciones con núcleos perimetrales de acero, ni el combustible del avión pueda fundir aquellas sólidas estructuras, ni convertir doscientas mil toneladas de acero en polvo microscópico. Además del derrumbe de una tercera torre, el World Trade Center nº 7, Edificio Salomon Brothers, enorme y robusto rascacielos que colapsó el mismo día, de modo simétrico y en caída libre, sin haber recibido el impacto de ningún avión. Evento que, por inexplicable, fue excluido de la investigación oficial de la Comisión Nacional del 11S en el Congreso de los Estados Unidos de América. Al ser tantas las evidencias que contradicen la versión oficial del atentado del 11S, ésta es solo creíble desde una posición de fe ciega en sus gobernantes y, por estima a las víctimas y al país, como patriotas, los familiares de las víctimas y la sociedad civil norteamericana se han organizado creando numerosas entidades sin fines lucrativos desde las que exigen una nueva investigación, convertido en un movimiento mundial por la verdad del 11S. Casi dos décadas después, analizada en detalle toda la información disponible sobre la catástrofe, tiempo que nos permite analizar en detalle aquel suceso, y sus consecuencias, al verlo desde otra perspectiva que en momento inmediátamente posterior al atentado y ayuda a comprender posibles causas y causantes, la explicación más plausible es que fue un plan de demolición controlada combinado, inicialmente con Nano Termita, dispuesto en lugares estratégicos para destruir el núcleo perimetral de acero que propiciara el desmoronamiento y caída libre del rascacielos en unos pocos segundos, como han demostrado, entre otros, el científico danés experto en nano-química, Niels Harrit, de la Universidad de Copenhague, tras encontrar material termítico activo, sin reaccionar, en el análisis de los restos de las Torres, y resume en su investigación la European Psysical Society. Para posteriormente ejecutar un plan de demolición mediante cargas nucleares, Special Atomic Demolition Munition (SADM), diseñado en la década de los sesenta por la empresa Control Demolition Inc, como nos muestra en su investigación Dimitri A. Khalezov, experto nuclear, publicada en la Revista Nexus en Octubre de 2010 (traducción). Y es que en aquella época la construcción de un rascacielos con sistema de trama de acero de doble pared era algo novedoso y no eran conocidos métodos convencionales para ser demolidos. Las leyes estadounidenses que regían la construcción de rascacielos no permitían autorizar su construcción sin presentar al Departamento de Edificaciones un método satisfactorio para, en un futuro y en caso de emergencia, poder demoler una construcción de tal magnitud. Para conseguir el permiso para construir las Torres Gemelas en Nueva York, o la Torre Willis, conocida como Torre Sears, en Chicago, los arquitectos tuvieron que proporcionar un proyecto de demolición que convenciera al Departamento para ser aprobado, un plan de demolición mediante cargas nucleares. Colocadas cerca de ochenta metros bajo la superficie la implosión creó una cavidad de cien metros de diámetro que succionó y pulverizó en cuestión de segundos tres cuartas partes de las Torres, el mobiliario y a miles de trabajadores y, cuya elevada temperatura, fundió el resto quedando incandescente durante meses. Sistema de demolición nuclear subterránea ejecutado para causar el menor daño material posible a los alrededores: sin producir una explosión nuclear atmosférica, nube en forma de hongo, radiación térmica, onda expansiva ni pulso electromagnético, pero sí generó radiación por ionización residual que ha afectado a más de medio millón de ciudadanos del distrito de Manhattan en Nueva York y de Staten Island, lugar donde se almacenaron los escombros de las Torres, que han enfermado de: leucemia myelogenosa, linfoma de Hodgkin, mieloma múltiple y diversos tipos de cáncer más. No en vano las autoridades emplearon el término militar ‘zona cero’ con el que se designa al lugar donde una bomba nuclear explota. En este atentado fue aplicada la estrategia 'Problema, Reacción, Solución' que describe un proceso en el que se crea un problema, un atentado terrorista, por ejemplo, que genere una atmósfera de inseguridad y miedo entre la población que reacciona exigiendo mayor seguridad, para imponer después una solución previamente diseñada. En el caso del 11S en Nueva York la solución implicó: -dentro de EE.UU.: recorte de libertades y aumento del control sobre la ciudadanía con la aprobación de leyes anticonstitucionales como la Ley Patriota – USA Patriot Act que convirtió a los EE.UU. en una dictadura policial en la que sus ciudadanos podían ser espiados y privados de su libertad por tiempo indefinido y sin protección Judicial; -en el resto del mundo: impunidad en actividades criminales de sus agencias de inteligencia en nuestros países, espionaje a nivel global e inicio de laGuerra Global contra el Terrorismo, bautizada por el Presidente de EE.UU. George W. Bush como Cruzada Santa, pretexto para legitimar la agenda de conquista mundial de las Élites Financieras, creando una red mundial de terror: cárceles secretas, secuestros, tortura, ejecuciones sumarias e invasiones que han causado la muerte de millones de personas y la destrucción de cientos de ciudades.

De hecho, el engaño va más allá. El 3 de julio de 1979 el Presidente de EE.UU. Jimmy Carter autorizó a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) iniciar la Operación Ciclón en que oficialmente crearon Al Qaeda, que traducido significa 'la Base de Datos', y se trataba de un archivo secreto que contenía la lista de Muyahidines, extremistas fundamentalistas islámicos, que Osama Ben Laden, que trabajaba al servicio de la CIA, logró reclutar con la misión de desestabilizar Afganistán, preparar una trampa a la Unión Soviética creando el caos en su frontera para forzar su intervención y a empantanarse en un conflicto de guerrillas que se prolongó durante casi diez años hasta la firma de los Acuerdos de Ginebra en 1988.Tras el éxito en su lucha contra el ejército soviético decidieron integrar a los Muyahidines en la red terrorista Gladio de la OTAN, como describiremos más adelante, y siguieron alimentando su odio y usado para su interés en iniciar conflictos: Yugoslavia, Chechenia, Xinjiang, Cachemira, Afganistán, Irak, Libia y ahora en Siria con la creación de la organización terrorista DAESH (ISIS), también conocida como Emirato Islámico, por parte de las Agencias de Inteligencia de Israel ‘Mossad’, EE.UU. ‘CIA’ e Inglaterra ‘MI6’, y cuyo líder, Abu Bakr al-Baghdadi, el llamado ‘Califa’, sería, en realidad, Elliot Shimon, agente operativo del Mossad. Siria ha sido víctima de un genocidio, destruidas sus ciudades y su población masacrada y desplazada por millones por parte de mercenarios, sea bajo el disfraz de libertadores, Ejercito Libre Sirio, o de muyahidines fundamentalistas islámicos, Daesh, han sido financiados, armados y han actuado bajo órdenes de la CIA y la OTAN. Las Agencias de Inteligencia de EE.UU., Inglaterra e Israel son los promotores del terrorismo internacional: crean, financian y adiestran a grupos extremistas de toda ideología para causar atentados terroristas y originar conflictos que sirvan a sus intereses: yijadistas, nacionalistas, neonazis, comunistas, anarquistas... Instigan, orquestan o incluso son autores materiales de las masacres cometidas en nuestras ciudades como el 11S en Nueva York, 11M en Madrid, 7J en Londres, de entre una larga lista, en lo que se conoce como ‘atentado de falsa bandera’ (false flag attack) o 'trabajo interno' (inside job). De este modo logran justificar ante la opinión pública la necesidad de continuar la Guerra Global contra el Terrorismo que tiene como objetivo la destrucción de países en Oriente Próximo para lograr el control de las rutas de gas y mercancías a Europa y Asia y frustrar la integración económica del continente Euroasiático, primer paso para pacificar e integrar la Isla Mundial, saboteando proyectos de integración como la nueva Ruta de la Seda, vía terrestre de comunicación que se extiende, desde los tiempos de la Antigüedad, del Lejano Oriente a la Península Ibérica en su tramo norte. Una Nueva Ruta de la Seda que una a productores y consumidores en toda Eurasia estimularía los flujos comerciales e inversores incrementando el bienestar de nuestros ciudadanos, augurio de un futuro próspero para el comercio y la vida en el mundo. Con los conflictos en el Este de Europa, en Oriente Medio y en África, cortan los tres principales tramos de la nueva Ruta de la Seda hacia Europa y África: el tramo norte con el conflicto en Ucrania, el tramo central con los conflictos en Siria, Libia, Irak, y ahora en Irán, y el tramo sur con los conflictos en África, creando el caos económico, migratorio y militar terrorista en nuestros países con el trabajo conjunto de corporaciones multinacionales, agencias de inteligencia, mafias que trafican con la inmigración, aparentes instituciones de ayuda y cooperación y mercenarios terroristas que cometen atentados en nuestras ciudades en lo que representaría la Red terrorista Gladio-B Stay Behind de la OTAN. Dado que las Élites Financieras basan su dominio en la Talasocracia, el control de los mares y las rutas de navegación, la pacificación e integración de la Isla Mundial, con la construcción de modernas rutas terrestres de comunicación, supone una amenaza a su agenda de dominación mundial y es por ello que están asolando nuestros países de problemas, promoviendo la discordia e instigando conflictos que buscan frenar la construcción de rutas continentales terrestres para forzar el uso de las rutas marítimas bajo su dominio.

 

Hoy, tal como ya sucedió en el pasado, las Élites Financieras están arrastrando al mundo a la desgracia enfrentando a Rusia con el resto de Europa. Vivimos uno de los momentos más críticos y decisivos de nuestra historia y lo que hagamos todos y cada uno de nosotros, individual o colectivamente, decidirá el Futuro de las próximas generaciones, el Futuro de la Humanidad. Depende sólo de nosotros no permitir que ambiciones de dominación mundial causen un conflicto que ponga en riesgo nuestra existencia. 

Pacificar y revertir el caos en nuestras sociedades, integrarnos y tomar el control de nuestro propio destino suponen el mayor reto de nuestra historia y podemos marcar un nuevo rumbo en el mundo, adquirir la capacidad y la responsabilidad de liderar el mundo hacia la construcción de un Proyecto Común de Futuro para toda la Humanidad, construir juntos un nuevo mundo: el Mundo del Mañana.

 

Un Mundo en Paz, Un Nuevo Orden Mundial más justo, Un Mundo de Prosperidad